Header Ads

El mexicano que se especializa en España en trenes de alta velocidad

Al fondo destaca la Puerta de Alcalá. En primer plano se encuentra Juan Manuel Rivero Fernández, el joven mexicano que desde pequeño sintió una afición por los trenes de alta velocidad y que lo ha llevado a matricularse en la Universidad Politécnica de Madrid para estudiar todo lo referente a ellos.

Beneficiario de las becas en el extranjero que ofrece el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), realiza su doctorado en Mecánica de Fluidos con el propósito de adquirir el conocimiento y en unos años aplicarlo en México, en las oportunidades que se abren en el área de aeronáutica, sobre todo en el estado de Querétaro.

Su tema de estudio es la reducción del estallido sónico en túneles largos para trenes de alta velocidad, un problema muy común en estos medios de transporte, por lo que analiza diversas posibilidades de solución.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Juan Manuel se muestra muy abierto, se reconoce con suerte por la oportunidad de formarse en el extranjero en una rama que apenas comienza su incubación en nuestro país, por lo que espera regresar para contribuir a su desarrollo.

Becario espana 01“Estudié ingeniería mecánica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); hice maestría ahí mismo, me becó Conacyt durante dos años para terminar mis estudios. Desde que empecé a estudiar me quería enfocar a los ferrocarriles pero en México no ha habido oportunidades en los últimos 20 años desde que se privatizaron”, comenta.

Este joven originario del Distrito Federal siempre tuvo en la mira ese objeto de estudio, y sabía que era en Europa donde debía hacerlo dada la experiencia que hay en los trenes de alta velocidad.

Fue así que inició una búsqueda de personas que se enfocaran en ello y logró contactar con el investigador Manuel Rodríguez Fernández, su ahora director de tesis, quien se desempeña en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid.

“Resultó que él tenía un proyecto relacionado con la aerodinámica en trenes de alta velocidad y dado que el Conacyt me había becado en la maestría, pensé que era buena idea solicitar beca para el doctorado y terminar mi formación en el extranjero”, narra.

Ya en Madrid supo de la cancelación del proyecto para construir el tren de alta velocidad que correría de Querétaro a la Ciudad de México, una noticia que le impactó pero no lo desanimó. “Lo que estoy estudiando también se puede aplicar a la industria aeronáutica y parte de mi plan es regresar a Querétaro, donde ha habido un crecimiento importante”, asegura.

El trabajo de investigación

Orgulloso de formarse con profesores de primer nivel en aeronáutica, Juan Manuel Rivero refiere que su trabajo de investigación se centra en detectar el boom sónico que provocan los trenes de alta velocidad y proponer alternativas para disminuirlo o eliminarlo.

“Cuando hay un túnel muy largo, de aproximadamente siete kilómetros, y un tren entra en él a más de 250 kilómetros por hora, se genera una onda de presión que empieza a viajar a lo largo del túnel. Si el túnel es muy largo se empieza a hacer cada vez más abrupta, y al llegar a la salida revienta en un estallido que suena como si fuera el boom sónico de un avión rebasando la barrera del sonido, como si fuera un cañonazo”, explica.

Esta problemática ya es abordada en diversos países tras la determinación internacional de reducir los decibeles, por lo cual se han diseñado distintas soluciones y se sigue en ese camino.

De manera particular, este joven egresado de la UNAM hace sus proyecciones de forma numérica, a través de simulación con computadora, conforme a mediciones que ya se han tomado anteriormente; y más adelante espera tomar datos en sitio para validarlas.

En su propuesta de tesis explica que la generación de un estallido sónico a la salida de un túnel puede tener diversas repercusiones, como ser molesto o dañino para las personas que habitan o laboran en la vecindad, así como afectar a la fauna local.

Rivero Fernández detalla que se han planteado alternativas como diseños novedosos en los portales de los túneles, es decir, realizar una apertura gradual, algo similar a la campana de una trompeta; alargar el portal por medio de un cobertizo colocando orificios en sus paredes, parecido a un silenciador de pistola; o realizar cambios de diseño en la cabeza tractora de los trenes, no solo para alcanzar mayor velocidad, sino también para evitar el estallido sónico.

Asimismo, explica que se ha planteado la optimización de la nariz de las locomotoras de los trenes de velocidad de modo que la onda de compresión generada al principio sea dividida en dos ondas de menor intensidad; al tiempo que se propone que la nariz del tren tenga un perfil similar a un pico de pato para que la onda de presión tome más tiempo en desarrollar un frente vertical.

En su trabajo doctoral estudia el fenómeno del boom sónico en sus tres facetas: la generación de la onda, su propagación a lo largo del túnel y la emisión hacia el exterior en forma de ondas de micropresión.

Y es que, explica, la generación de la onda depende de la forma de la cabeza tractora del tren, pero también de la forma de la boca del túnel, por lo que analiza las alternativas que tienden a reducir el efecto a través de la mecánica de fluidos computacional (CFD, por sus siglas en inglés).

Es así que en su proyecto, usa la CFD para simular los escenarios propuestos para reproducir la entrada del tren en el túnel, por medio de los programas Ansys Fluent (un código cerrado y bajo licencia) y OpenFOAM (un código abierto y usado por empresas e instituciones académicas).

Futuro prometedor

Con ánimo vigoroso, Juan Manuel ve un futuro prometedor en la industria aeronáutica en México. Comparte que hace unas semanas, docentes de la Universidad Nacional Aeronáutica de Querétaro contactaron a su asesor de tesis, a fin de establecer vínculos de colaboración con la Complutense de Madrid.

“Mi asesor estuvo hablando con ellos, les comentaba que les parecería interesante que me preparen a mí para ejercer clases en mecánica de fluidos y cuando regrese trabaje ahí; ese sería parte de mi plan inmediato volviendo a México, ponerme a dar cátedra y relacionarme con industrias que tengan que ver con la aeronáutica”, refiere.

PortalConOrificios ParaEvitarEstallidoEn ese sentido, considera que México se está poniendo al tanto de los progresos que hay en la materia en el mundo, a pesar del atraso que se tuvo durante décadas.

“En Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos tienen un avance mayor al que pensaba, naturalmente México no tiene ese nivel de tecnología, pero lo que veo es que se está pasando de la maquila a empezar a desarrollar tecnología propia, dentro de empresas extranjeras o privadas, pero que están de planta en México”, destaca.

Por ello, el becario celebra que se impulse el desarrollo del capital humano debido a la importancia de “becar a estudiantes que se formen con expertos, que regresen y lleven esos conocimientos en unos años, unas décadas, y así México podría empezar a desarrollar tecnología propia de una forma exponencial; en cuanto empiece a dar frutos esto se va a potenciar el crecimiento económico en el área”.

Considera que en México hay mucho talento, por lo que se debe poner la meta de explotar los lazos de trabajo y el impulso a las becas.

Experiencias

La vida ofrece experiencias constantes. La que actualmente vive Juan Manuel en España es fabulosa. Durante su estancia en Madrid ha sabido adaptarse a una forma de vida diferente y a un nivel educativo exigente.

En el trayecto del doctorado ha cursado cuatro asignaturas con profesores rigurosos, que lo obligaron a estar a la altura de las circunstancias y esforzarse doble. “La exigencia no era de exámenes, sino con trabajos para casa, pero me costaron mucho. Tuve que acostumbrarme, tomaba las clases y estudiaba en casa por mi cuenta, tuve que hacer una pausa en el trabajo de la tesis para dedicarme a las clases”, dice.

Otra de las vertientes es adaptarse a una cultura distinta, pues si bien el idioma es el mismo, con el tiempo ha asimilado la peculiaridad con la que hablan los españoles; a lo que se suma la añoranza de lo mexicano, especialmente la comida.

Reconoce que el estudiar en otro país abre mayores perspectivas en su vida, por lo que aprovecha al máximo esta oportunidad.

“Siempre he pensado que debo regresar para devolverle al país lo que me ha dado. Conacyt me apoyó a hacer la maestría y ahora el doctorado; si no fuera por Conacyt no podría estar en donde estoy”, agrega.

Seguro de que está viviendo una excelente oportunidad de vida, Juan Manuel se vislumbra con un fututo prometedor. Por lo pronto, dedica su tiempo y esfuerzo a realizar su doctorado dando lo mejor de sí, para más adelante aplicar sus conocimientos en la tierra que lo vio nacer.

Vía: Ana Luisa Guerrero

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.