Header Ads

PRESENTA EL INECOL SU LIBRO “40 AÑOS DE ÉXITOS: LA HISTORIA DEL INECOL”*



El libro “40 años de éxitos: la historia del INECOL” ha sido concluido para festejar los 40 años cumplidos del Instituto de Ecología, A.C., que desde sus inicios en 1975, al lado del Museo de Historia Natural de la Ciudad de México, y a partir de abril del 1989 en la Ciudad de Xalapa, Veracruz, ha sido una institución dedicada a la ciencia de excelencia, a generar conocimiento científico y tecnológico para contribuir al manejo y la conservación de la biodiversidad en México, así como para realizar investigación sobre el uso sustentable de los recursos naturales de nuestro país.

Este libro está dedicado no sólo a la comunidad del INECOL, sino a todos los interesados en conocer cómo surge una institución y gana el prestigio nacional e internacional, con el esfuerzo de sus directivos y de la comunidad formada por investigadores, técnicos, estudiantes, administrativos y personal de apoyo.

El INECOL está ligado al desarrollo de la ecología en México, disciplina que en nuestro país comenzó muy tarde. Sus actividades han estado siempre vinculadas a la problemática ambiental ocasionada por las actividades productivas y del desarrollo del país. En la primera parte de la década de los años setenta, el ambiente en el que se desarrollaba la ecología, como actividad científica, era muy distinto al actual. En primer término, no había una conciencia de lo que el deterioro ambiental representaba para el país, ni de la necesidad de estudios científicos para evaluar y prever ese deterioro. La ecología, la taxonomía y las ciencias afines, se consideraban como prioritarias frente a la ecofisiología o a la biología molecular.

En el ramo de las ciencias biológicas (incluyendo las ciencias de la salud), la poca investigación que se hacía se realizaba en las universidades y en el Instituto Politécnico Nacional, siempre como una actividad de menor relieve frente a la enseñanza.

En esos años se fundó el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), cuya actividad fue desde el principio decisiva. Sus planteamientos, sus prioridades y sus apoyos representaron un giro profundo en el panorama de las ciencias biológicas mexicanas. También a fines de los sesenta y primeros años de los setenta se pusieron en marcha programas que ejercerían una influencia decisiva. Es el caso del Consejo Nacional para la Enseñanza de la Biología, del Programa de Dioscóreas, del Programa Hombre y Biosfera (MAB por sus siglas en inglés) de la UNESCO y del Programa Nacional Indicativo de Ecología Tropical, que después fue el Programa de Ecología del Conacyt. En mayor o menor grado, estos programas influyeron en las características y el desarrollo del INECOL.

La nueva visión del papel de la ecología era que debía generar lineamientos y opciones para hacer el desarrollo sustentable a largo plazo, lo que coincidía con los postulados por el MAB-UNESCO: “la creación y desarrollo de reservas de la biosfera que involucren áreas de protección del germoplasma como investigaciones sobre el mejor uso de los recursos bióticos de ecosistemas específicos, para mejorar las condiciones de la vida de ésta y futuras generaciones”. Es así como el papel de dos visionarios fue decisivo: el Dr. Gonzalo Halffter (Fundador y Director del INECOL en ese tiempo) y el Dr. Héctor Mayagoitia Domínguez (recién nombrado Gobernador del Estado de Durango), fomentaron la creación de las primeras Reservas de la Biosfera en México y América Latina: Mapimí y La Michilía, lo que no resulta ser una casualidad que se hayan iniciado en Durango, ni tampoco que el apoyo del gobierno estatal al INECOL fueran un factor definitivo.

Además se pudo establecer un estrecho contacto entre los científicos y los habitantes de la región que se incorporaron a las tareas de la reserva, entendiendo su valioso papel en la conservación, lo que llevó a conocerse en el ámbito internacional como “la modalidad mexicana” de las Reservas de la Biosfera.

Todos esos programas contribuyeron a configurar un nuevo escenario. La existencia de contactos importantes entre los investigadores que encabezaban grupos y políticos de primer nivel, permitieron que muchas de las ideas y planteamientos de los investigadores se expusieran más allá del laboratorio o del aula. Asimismo, el incremento notable del posgrado en diversas universidades y centros de investigación ofreció, en pocos años, una mano de obra de alta calidad, totalmente motivada, que enriqueció el trabajo de investigación de manera antes no concebible.

La historia del INECOL es larga y muy abundante en sucesos. En el libro se presentan los hechos más importantes ocurridos, por periodos correspondientes a los años de función de cada uno de los directores, de 1975 al 2015. El libro consta de los siguientes capítulos: 1) El INECOL: una filosofía institucional, 2) La puesta en marcha: investigación y las reservas de la biosfera (1975-1982), 3) La supervivencia en tiempos de crisis y la difusión científica (1982-1988), 4) La migración a Xalapa: enfrentando nuevos retos (1989-1993), 5) Renovación continua: una necesidad vital (1993-2002), 6) Reestructuración administrativa y de organización (2003-2004), 7) Las redes académicas y los proyectos de vinculación (2005-2009), 8) La innovación y el crecimiento exponencial en infraestructura (2010-2015), 9) Continuidad y crecimiento: la convicción hoy y siempre.

Todo lo que ha sido reseñado en esta breve historia de 40 años de éxitos del INECOL nos deja una lección: la visión de futuro de su fundador y de aquellos que lo han dirigido, pero sobre todo, nos muestra que su continuidad y crecimiento fue posible gracias a la comunidad que se ha puesto la camiseta institucional. También nos muestra que los momentos de crisis por los que ha pasado nuestra institución se han podido superar gracias a la unión de esfuerzos compartiendo un sólo propósito que es hacer ciencia de calidad, con la firme convicción de que ciencia y cultura son cruciales para el sano desarrollo del país y, por el simple gusto de hacerlo en beneficio de nuestra sociedad y de nuestro país.

Durante los últimos 40 años, la comunidad y los directivos han realizado un esfuerzo extraordinario, todos juntos como institución, para lograr lo que es actualmente el INECOL.

Gracias a todos quienes han hecho posible que el INECOL llegue a su madurez. Cuarenta años no transcurren fácil, pero aun así, el Instituto quiere seguir cumpliendo metas y años, con rumbo siempre hacia la excelencia, lo cual se ve demostrado también con los egresados del posgrado que están haciendo su historia en otras instituciones y universidades, creando posgrados y siguiendo el ejemplo que les ha brindado el INECOL.

Este libro se presentará el día 23 de mayo a las 10:00 en el auditorio UNIRA del INECOL por el M. en Ing. Víctor Alvarado Martínez, Secretario del Medio Ambiente de Veracruz y el Dr. Alfredo Ortega Rubio, Investigador titular del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), institución hermana de los Centros CONACYT.

* Por Sonia Gallina e Imelda Martínez

Para mayor información:

Guadalupe López Alarcón

Oficina de Enlace con la Sociedad

8421800 ext. 1332

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.